domingo, 15 de agosto de 2010

Universo debajo de la almohada, Los Sueños Lúcidos

¿Sabes que no se puede morir por no dormir, sino por no soñar? El nuevo libro de la Dra. Barea nos abre las puertas de un mundo nuevo por descubrir, entre nuestras sábanas. Ser conscientes de lo que soñamos nos ayuda a conocernos más aún a nosotros mismos.

La Dra. Consuelo Barea, con su libro "El sueño lúcido", nos descubre otra faceta del fascinante mundo de los sueños, una faceta más o menos oculta, la lucidez onírica.

Hay dos tipos de sueños: los de "relleno", que son una mera reelaboración de lo vivido durante los pasados días, y los significativos, sueños que acontecen más espaciadamente y que suelen permanecer en la memoria cuando despertamos. Esta segunda categoría revela aspectos esenciales de nuestro ser, nuestro ser más oculto, de las formas más diversas.

Imagina entonces que puedes llegar a controlar estos sueños, que eres capaz de ser consciente de ellos y actuar en ellos a tu antojo, revelando así su verdadero significado… Pues ésta es la lucidez onírica descrita por la Dra. Barea, los sueños lúcidos tienen lugar cuando, nos damos cuenta de que estamos soñando.

Este manual práctico ha sido concebido para que cualquier persona pueda ejercitarse en la lucidez onírica y sacar partido de esta fuente de inspiración y creatividad. Además de comprender todos los factores que intervienen en los sueños lúcidos, el lector aprenderá técnicas para adentrarse, paso a paso, en los fascinantes parajes de la mente.

El sueño lúcido

Los sueños lúcidos tienen lugar cuando, sin llegar a despertar, advertimos que estamos soñando. El término fue acuñado porFrederik van Eeden, usando la palabra lúcido en el sentido de claridad mental. De repente, dentro del sueño, nos damos cuenta de que la experiencia no es real.

A menudo la lucidez se desencadena a raíz de un acontecimiento imposible o improbable, aunque también puede ocurrir al querer escapar de una pesadilla.

Una minoría de los sueños lúcidos, el 10 por ciento, son resultado de volver al sueño REM, directamente desde un despertar, sin perder la conciencia reflexiva o lucidez.

Controlando el sueño

Lucidez y control son cosas diferentes. Es posible estar lúcido y tener poco control sobre el sueño y también se puede tener mucho control sobre lo que sucede y no sospechar que aquello es un sueño. No obstante, el volverse lúcido en sueños suele aumentar la influencia sobre el curso de los acontecimientos. Parece que la habilidad de triunfar en el control de sueños depende mucho de la confianza que el soñador tenga en si mismo, si creemos que podemos hacerlo, lo conseguiremos, pero si no, será imposible por mucho que tengamos plena conciencia de que se trata de un sueño.

El control más sencillo y sabio que se puede ejercer al principio, es el control sobre uno mismo y su propia conducta.

Muchos relatan su primer sueño lúcido como una de las mejores experiencias de su vida. El gran placer que produce suele radicar en la extraordinaria sensación de libertad que lo acompaña, como no es real, podemos hacer lo que nos plazca, volar, saltar, respirar bajo el agua…

Tener sueños lúcidos es posible para cualquiera que recuerde los sueños. No se han encontrado factores de personalidad o diferencias individuales que puedan predecir cuando una persona puede ser un buen soñador lúcido.

Esto es bueno porque el recuerdo de los sueños puede aumentar y entrenarse con facilidad. El tiempo que lleva conseguir lucidez en sueños depende de las personas, de su recuerdo de éstos, del tiempo que dedican a la práctica de técnicas, de la motivación, y de la capacidad de pensamiento crítico sobre la realidad, pero si hay un mínimo interés cualquiera en un mes puede tener su primer sueño lúcido.

Tipos de sueño lúcido

DILD: "Dream induced lucid dreams" ocurren cuando el soñador se vuelve lúcido de repente, dentro de un sueño.

WILD: "Wake induced lucid dreams" ocurren cuando el soñador entra directamente en el sueño REM desde la vigilia con continuidad de conciencia.

OBE: "out of body experience" o viajes astrales, comparten muchas características con los WILD. Ambos se producen en una entrada directa al sueño REM, desde el estado despierto. En el OBE el soñador cree que está despierto, mientras que en el sueño lúcido WILD sabe que está dormido. Se puede clasificar al OBE como sueño lúcido porque la conciencia está mucho más despierta que en un sueño normal y todo se ve con gran claridad.

Parálisis del sueño

Una persona se despierta y no puede moverse, siente que está paralizada, intenta mover un dedo y no puede, apenas puede respirar. Está aterrorizada. Intenta pedir auxilio pero no lo consigue. Oye algo, siente una presencia. La tocan... En realidad la persona está dormida pero es tal la sensación de realidad que no se cuestiona nada.

La causa probable de la parálisis del sueño es que la mente ha despertado pero el cuerpo todavía sigue con la parálisis del REM. Si el soñador entra de nuevo en el sueño pierde la conciencia de su cuerpo real y deja de sentirse paralizado. Entonces puede creer que abandona su cuerpo. Igual que cuando levantamos un vaso que creemos lleno de agua y está vacío, sube más de lo previsto, la mente que espera el peso del cuerpo y de repente no lo nota cree que el cuerpo está flotando.

Una actitud adecuada en la parálisis del sueño sería:

1. Recordar que estamos soñando y por lo tanto no hay peligro
2. Relajarnos
3. Adoptar una actitud de curiosidad y experimentar

El mejor momento

El momento ideal para tener sueños lúcidos es una siesta matinal. Se recomienda levantarse unos 90 minutos antes, estar despierto 90 minutos y volverse a acostar otros 90 minutos. Es triple la probabilidad de tener sueños lúcidos en estas siestas, que en los últimos 90 minutos de sueño normal.

Solamente por quedarse en cama 90 minutos después de la hora normal de levantarse es mucho más fácil la lucidez.

Los ejercicios de inducción de sueño lúcido funcionan mejor en los periodos anteriores a una siesta matinal que por la noche.

Técnicas fundamentales para lograr la lucidez

"REALITY TEST", Test de Realidad

Esta es una buena técnica para principiantes. Hay que realizarla varias veces al día de forma fija, siempre que algo extraño ocurra a nuestro alrededor y cuando nos venga a la mente nuestro propósito de lucidez.

En sueños estamos convencidos de que aquello es real. Sólo si nos acostumbramos a cuestionar la realidad, acabaremos cuestionando también los sueños. Cuanto más frecuente y completa sea la realización de esta técnica mejor funcionará...

"MILD", Inducción Mnemónica De Sueños Lúcidos

Esta técnica fue desarrollada por el Dr. LaBerge en la Universidad de Stanford. Se usa durante la noche o preferiblemente en la última parte de ésta.

Toma la decisión de despertarte después de cada sueño y recordarlo. Cada vez que despiertes, recupera el sueño último tan completamente como puedas y fíjalo en la memoria, repitiéndolo mentalmente varias veces.

Mientras te quedas dormido de nuevo, concentra toda tu voluntad en la intención de darte cuenta de que sueñas cuando sueñes de nuevo.

Imagínate en el sueño del que acabas de salir, u otro que hayas tenido recientemente si no recordaste ninguno al despertar. Busca un "signo onírico", algo absurdo o fuera de contexto, que sólo pueda ocurrir en sueños, y visualízate dándote cuenta de que ese signo es imposible en la realidad.

Signos oníricos

Son acontecimientos, personajes u objetos extraños en el mundo real, pero frecuentes en sueños, que a veces estimulan el sentido crítico del soñador y le llevan a la lucidez.

Hay cuatro categorías:

- Estado de conciencia: pensamientos, emociones o percepciones extraños,

Alterados...

- Acción: un personaje u objeto hace algo inusual o imposible.

- Forma: un cuerpo u objeto está deformado o cambia de forma.

- Contexto: la situación o el escenario son anómalos.

Cuantos más signos oníricos tiene un sueño, más probable es que nos volvamos lúcidos. Los estados especiales de conciencia y las acciones extrañas son los signos que más lucidez dan.

Acuéstate. Sueña. Disfruta y descúbrete a ti mismo, quién sabe la de posibilidades que nos brinda nuestra propia mente, y cuánto podemos enriquecernos nosotros mismos…

Cierra los ojos.

Algunos consejos para conseguir y mantener el sueño lúcido, según mi propia experiencia y las recomendaciones que da la psicóloga Consuelo Barea en su libro “El sueño lúcido”, el único escrito en español, que yo sepa, sobre este fascinante tema:

-Los mejores momentos para lograr el sueño lúcido son en los primeros momentos que caemos en el sueño y por la mañana, en esos sueños residuales que aparecen cuando nos concedemos unos minutos de regalo en la cama, antes de ponernos en marcha.

-Como consecuencia de lo anterior, el peor enemigo del sueño lúcido (y del propio acto de soñar) es el despertador. Ya sé que ese infame artilugio es necesario para mantener en funcionamiento nuestro actual sistema de producción pero, si quieres soñar lúcidamente, intenta desconectarlo siempre que puedas.

-Existen técnicas para distinguir el sueño lúcido de la realidad. En caso de duda, intenta encender la luz, mirar el reloj (truco de “Waking Life”) o intentar apoyar las manos y darte impulso hacia arriba, como si trataras de subir a un poyete.

-También hay determinadas músicas que inducen el sueño lúcido y puedes escuchar antes de ir a dormir. En YouTube bajo la etiqueta de “ondas cerebrales Theta” hay unos cuantos vídeos.

-Aunque pongas a trabajar todos los puntos explicados hasta aquí tampoco conviene obsesionarse con alcanzar el sueño lúcido. Insistir en perseguirlo es como perseguir el conejo blanco de Alicia: cuanto más corras menos posibilidades de atraparle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja comentarios siempre respetuosos