martes, 20 de julio de 2010

Cómo pensar acerca de lo que es la mente?

Artículo traducido al español, el enlace en el título te lleva a la página original.

La neurociencia muestra que "el alma" es la actividad del cerebro.

Cada noche la mente nos dice que el sol se pone, aunque de hecho sabemos que la tierra se está alejando de el.  La Astronomía nos enseño hace siglos que el sentido común no es una via confiable a la realidad.  Hoy en día, es la Neurociencia la que nos obliga a reajustar nuestras intuiciones.  La gente creemos, naturalmente en la máquina fantasma, que tenemos un cuerpo hecho de materia y el espíritu hecho de algo etéreo.  Sí, las personas reconocen que el cerebro está involucrado en la vida mental pero todavia pienso en él como una especie de computadora de bolsillo para el alma, la gestión de información a petición de un usuario fantasmal.

La neurociencia moderna ha demostrado que no hay ningún usuario, "el alma" es de hecho, la actividad de procesamiento de información del cerebro.  Las nuevas técnicas de imagen han vinculado cada pensamiento y emoción a la actividad neuronal y cualquier cambio al cerebro, como accidentes cerebro-vasculares, las drogas, la electricidad o cirugías, literalmente cambian la mente, pero este entendimiento no ha penetrado en la sabiduría convencional,  Les decimos a la gente, que usen su cerebro, especulamos con trasplantes de cerebros (que en realidad deberian llamarse, trasplantes de cuerpo) y expresamos asombro, que la meditación, la educación y la psicoterápia, en realidad pueden cambiar el cerebro, ¿Cómo trabajaria esto?.

Esta resistencia, no es sorprendente en "Descartes's baby", el psicólogo Paul Bloom dice que la distinción estre cuerpo-mente, está integrado en la propia concepción de lo que pensamos.  Los niños aceptan fácilmente historias en la que una persona cambia de rana a príncipe o abandona el cuerpo para ir donde estan las cosas salvajes y aunque los niños saben que el cerebro es útil para pensar, niegan que los hace sentirse tristes o amar a sus hermanos.

La desconexión entre nuestro sentido común no es una curiosidad académica.  La neurociencia nos está poniendo en apuros desconocidos y si seguimos pensando en nosotros mismos como las sombras de nuestro cerebro, nos confundimos inútilmente.  La revolución Prozac es un ejemplo.  El uso de anti-depresivos y drogas anti-ansiedad, es tan común, que los críticos se preguntan si estamos perdiendo la capacidad de  superar los problemas mediante la fuerza de voluntad.  Mas de un cónyuge habra preguntado, por que no sales de eso de una vez.  Pero las personas deprimidas no tienen almas perezosas, las partes del cerebro para poder salir de ella (depresión) no están funcionando correctamente.  Para las personas deprimidas es objetivamente evidente que sus perspectivas son un caso perdido, afinando el cerebro con drogas parece ser la mejor manera de poner en marcha la maquinaria que nosotros llamamos voluntad.

Prozac no debe ser vendida como pastillas de menta, por su puesto, pero la razón no es que socava la voluntad, la razón es que el dolor emocional como el dolor físico no siempre es patologico,  La ansiedad es un impulso para evitar las amenazas invisibles y la mayoria de nosotros nunca cumplirá un plazo sin ella.  Un bajo estado de ánimo puede ayudarnos a calibrar nuestras perspectivas después de una pérduia perjudicial,  Pero, al igual que los cirujanos que no obligan los pacientes a soportar agonias, la gente no debería ser obligada a soportar la ansiedad y la depresión mas aya de lo que se necesita para la a incitación de la auto-examinación.

Para muchos la más grande perspectiva es  un medicamento que pueda hacernos mas mejor que bien mediante la mejora del estado de ánimo, la memoria y la atención. Dicen que tales drogas socavarán el esfuerzo y el sacrificio y serán una especie de trampa, como darle al alma con un bate de corcho, pero cualquier cosa que mejore nuestro funcionamiento desde la práctica, la educación hasta dormir una buena noche de sueño y un café doble expreso, cambia nuestro cerebro.  Mientras la gente no este obligada, no está claro por que hemos de tolerar métodos de enriquecimientos del cerebro, excepto por uno.

En los tiempos de Galileo Galilei, el descubrimiento intuitivo de que la tierra se movia al rededor del sol, estaba cargado de peligro moral, ahora parece obvio que el movimiento de gas y rocas en el espacio no tiene nada que ver con el bien y el mal, sin embargo para muchas personas, el descubrimiento de que el alma es la actividad del cerebro, está cargado de consecuencias perniciosas para todo, desde la responsabilidad penal a nuestra imagen de nosotros mismos como especie.  Volviendo hacia atrás el reloj de la última forma de autoconocimiento, no es  posible ni deseable.  Podemos vivir con nuevos desafios de la ciencia del cerebro, pero será necesario dejar de lado las intuiciones infantiles y los dogmas tradicionales y el pensamiento nuevo acerca de lo que hace a la gente mejor o peor.

Pinker is the Johnstone Family Professor in the psychology department at Harvard. His books include "How the Mind Works" and "The Blank Slate." 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja comentarios siempre respetuosos