viernes, 16 de abril de 2010

Que piensas tu, que crees?


Hay quienes piensan que la ciencia acabará explicándolo todo, incluso nuestra creencia en la existencia del Cielo. Pues bien, mi teoría es muy simple: el Cielo no es un lugar real ni una revelación ni un acontecimiento sobrenatural. Es algo que ocurre en tu mente en el momento de morir”.


De esta forma inicia la periodista especializada en temas de religión Lisa Miller un artículo en Newsweek en el que da cuenta de los estudios en torno a la experiencia de la muerte y la fe en la ‘otra vida’ que le han servido de base para su libro ‘Heaven: our enduring fascination with the afterlife‘ (‘El Cielo: nuestra ancestral fascinación por ‘la otra vida’). Miller recuerda que entre el 9% y el 18% de las personas que han experimentado una experiencia cercana a la muerte (ECM) muestran una amplia coincidencia en sus descripciones: un túnel, una luz, una puerta, la sensación de abandonar el cuerpo, el reencuentro con personas conocidas, llegar a la presencia de Dios y regresar…

Agunos científicos mantienen la hipótesis de que, en realidad, lo que se pone en marcha es un mecanismo de defensa por parte del organismo, que provoca alucinaciones y sensaciones más o menos placenteras, para evitar el dolor y el trauma en un momento tan crítico. Teorías que han cobrado fuerza tras un experimento que determinó que una adecuada dosis de ketamina puede provocar efector similares a los experimentados en la ECM: “Vi una luz dorada, que creí era Dios”, llegó a escribir uno de las personas sometidas al tratamiento.

Y digo yo que el cielo está en nuestras mentes, como ya apuntaba el Judas de Jesucristo Superstar, el infierno habría de estarlo también. Entonces, ¿por qué ningún paciente que ha regresado de un estado de ECM describe sensaciones negativas? ¿O es que el infierno es tan solo la muerte en sí, el punto final más allá de la ECM, y no hay quien regrese para contarlo? ¿O qué pasa con ese 82% que regresa de la ECM y que no narran las mismas experiencias?

Newsweek complementa el artículo con una interesante galería de dibujos realizados por pacientes que han vivido una experiencia de ECM.

Y tú, ¿crees en el Cielo… aunque sea producto de nuestras mentes?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja comentarios siempre respetuosos